sábado, abril 03, 2010

Plan A y Plan B...

Estuve pensando un plan para lograr que las personas con Hemofilia de mi querido e ingrato país siempre tengan la seguridad de poder contar con medicina sin importar en que sistema de salud se encuentren.

Y es la de elegir un niño con Hemofilia que sea formado para dirigir en un inicio a los jóvenes con Hemofilia, luego a la asociación, pero luego a dar el gran salto a la política. Con claras ideas y en una búsqueda de apoyar a las personas con Hemofilia y otros desordenes de la coagulación. Para lograr esto, este niño deberá recibir buenas cantidades de factor, educación completa y asesoramiento legal, médico y con un conocimiento de la realidad a nivel nacional.

Esto implicaría mucho dinero y mucho factor. No importaría de que sector sea el niño. De todas maneras recibiría el apoyo del grupo élite que se formaría.

Y si a pesar de todo esto, no se consigue nada y vemos un rechazo total de las autoridades. Entonces viene el otro chico que fue educado no para la vida política sino para ser un sicario de la hemofilia y así uno a uno matar a todos aquellos que no apoyen la causa y sean un estorbo para la compra de medicinas. Este niño en lugar de recibir educación, deberá ser entrenado en artes marciales, tácticas de guerra y tortura. Al igual que el primero recibirá mucho factor.

Siendo sincero conmigo mismo creo que ninguno de estos casos se podrá lograr. No sin el apoyo de muchas personas. Queda como idea de todas maneras para futuras generaciones. Jajaja


"Definitivamente fui Nazi en mi vida pasada... mandaría a campos de exterminio a toda esta gente que no le importa un bledo hemofilia..."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

un sicario nazi jajaj que miedo das...pero bueno si se necesita medidas extremas que podemos hacer...los gobiernos, los ciudadanos e incluso uno mismo, no nos preocupamos por el prójimo. Necesitamos medidas extremas para abrir los ojos

Saludos
Isabel

Javierin Alvarin dijo...

situaciones extremas requieren soluciones extremas...