viernes, agosto 19, 2011

Declarado en Quiebra.

Faltan 11 das para llegar a fin de mes. A diferencia de otras veces, esta vez no quiero que llegue. Incluso no quiero que sea sábado. Ya desde hace unos das mi mente lo sabe, pero traté de pensar que por arte de magia se solucionaría. Pero claro, hoy fue el día que me di cuenta que eso no pasara.

Siempre, una persona, espera el fin de mes para poder sentir en sus manos el material que simboliza su largo trabajo mensual recompensado. Es cierto, nada como ese día. Sin embargo, yo, no me siento asi. Pues se que ese dinero ya no es mio. No lo podré disfrutar en mi, ni siquiera con mis seres queridos. Tan sombrío es el panorama? Pues, créanme que si.

Para que tengan una idea. Os explicare con porcentajes. Del 100% de mi sueldo, el 45% serán destinados a los pagos de las tarjetas de crédito. Es decir me quedan unos 55% del super sueldazo que me manejo. Pero aja! debo restar el 13% que se destina al pago de mi teléfono celular. Por ello, ahora sólo nos queda 42%. Menos de la mitad, ven?

En este punto el querido lector dirá: Qué se queja Javier si le queda aun dinero, pues hay dos factores mas. Primero, debo pagar 21% de mi sueldo a mi amigo que le debo de buen tiempo y no debo ser tan confianzudo. Segundo, como todos mis hermanos debo dar la dote en la casa, y en mi caso corresponde a un 16% del sueldo. Por lo tanto, luego de las restas me quedan tan sólo un 5% de mi sueldo.

Sólo me quedara el 5% de mi sueldo!. Y no veo como, pagaré el ingles, mis pasajes al estudio, hospital y trabajo, no podrè ni ir a la bodega, menos salir con amigos e incluso mi enamorada. Ahora fuese que esto pasara en sòlo un mes. Serà asì 2 meses seguidos. Antes de que llegue a quedarme nuevamente con un miserable 26% de mi sueldo, esto para noviembre. Y sin estudiar inglès y sin ninguna salida.

Por este motivo no me queda otra que declararme en quiebra, con todo lo que implica, será incomprensible para algunos, pero soy claro ejemplo de alguien que no sabe cuidar su estado financiero. Ahora con 20 soles en el bolsillo, los cuales para colmo son prestados, avizoran una negra etapa de mi vida.

Esto posiblemente me lleve a dejar el inglés, cancelar mi celular e incluso medias mas fuertes. Por lo tanto, no comentan mi error y no se endeuden o háganlo equilibradamente. Como dijo un ex ministro del gobierno de Fujimori: "Que Dios me ayude".


"Y asi pretendo tener un estilo de vida que no es acorde con mi posiciòn económica. Aprendí! tarde, pero aprendì".

1 comentario:

Sizu Yantra dijo...

La verdad es que la economía familiar y personal, cada vez va mas para abajo. El dinero llega a nuestras manos solo para ser repartido, ya ni hablar de ahorrar.
Un saludo!